Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

Mourinho y Cesc se reencuentran con el Barça

El miércoles volverán a jugar un partido contra los azulgrana

Mourinho y Cesc se reencuentran con el Barça
Mourinho y Cesc se reencuentran con el Barça

El miércoles volverán a jugar un partido contra los azulgrana

Cesc Mourinho Chelsea

José Mourinho y Cesc Fábregas son los 2 únicos ex azulgrana que militan en las filas del Chelsea. El entrenador portugués vuelve a encontrarse con el Barça por primera vez en su segunda etapa en los blues. Y Cesc jugará defendiendo la camiseta rival en un partido contra el Barça tras su marcha del Camp Nou el pasado verano.

José Mourinho

La última vez que el técnico portugués se enfrentó contra el Barça fue en la temporada 2012-2013 cuando era entrenador del Real Madrid. Era el último año entrenando al conjunto blanco, y el día 2 de marzo se vio por última vez las caras con el Barça, entonces dirigido por Tito Vilanova. El partido acabó con victoria del Real Madrid por 2-1, con un gol de Benzema y otro de Sergio Ramos, por uno de Messi. Aquella derrota en el Santiago Bernabéu no fue impedimento para que el Barça ganara el título en la famosa 'Liga de los 100 puntos'.

Precisamente, unos días antes el Barça había perdido por 1-3 en el Camp Nou contra los de Mourinho en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey. La derrota supuso la eliminación de la competición que acabó ganando el Atlético de Madrid.

Cesc Fàbregas

Después de que el centrocampista de Arenys fichara el pasado verano por el Chelsea, y desde agosto de 2011 formara parte de la plantilla azulgrana, para recordar el último enfrentamiento de Cesc ante el Barça tenemos que ir a la etapa del Arsenal.

Concretamente fue en la vuelta de los octavos de final de la Champions League de la temporada 2010-2011 en el Camp Nou. Era el día 8 de marzo cuando Cesc Fábregas jugó contra el Barça, y lo hizo durante 78 minutos, pero no pudo hacer nada para evitar la derrota de su equipo. El Barça se impuso por 3-1, y certificó el pase a los cuartos de la Champions tras perder en el Emirates Stadium por 2-1 en la ida.

Aquel año el Barça logró alzar su 4ª Champions al imponerse en la final de Wembley al Manchester United por 3 a 1.