Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

Y Míster Marshall también los estafó

Y Míster Marshall también los estafó
Y Míster Marshall también los estafó
El pueblo de Eibar lo recordará siempre. Será un día marcado en la memoria de los que estaban. El sábado, el Madrid, visitó Ipurúa, de tú a tú. De igual...
Cristiano Ronaldo contra l'Eibar

El pueblo de Eibar lo recordará siempre. Será un día marcado en la memoria de los que estaban. El sábado, el Madrid, visitó Ipurúa, de tú a tú. De igual a igual. Aunque lo pareciera, no era un partido de Copa entre uno 2a B y uno de 1.ª No, era un duelo liguero, de dos equipos de la misma categoría, pero paseando por la población, parecía complicado de creer.

Las calles de esta localidad de 27.000 habitantes tenían color. La mayoría de balcones lucían banderas de apoyo al equipo de fútbol. También los escaparates de las tiendas. Las autoescuelas, la frutería, la óptica, la boutique, el supermercado, la oficina del Banco Sabadell. Todos tenían un motivo u otro en apoyo a la Sociedad Deportiva.

Los eibarreses se involucraron y salir a pasear al mediodía antes del partido era sumarse a una fiesta. En la plaza del ayuntamiento se repartían raciones de txistorra y después merienda popular con un pastel de merengue de 100 kilos. Y evidentemente todos los peatones con la camiseta del equipo. Azul y grana por todas partes.

Y así hicieron tiempo hasta que 2 horas antes del partido se empezaron a repartir estratégicamente por las estrechas calles del centro. Tenían el recorrido aprendido de memoria. Esquina a esquina por donde pasaría. El bus del Madrid tendría un recibimiento histórico. Sería saludado a cada metro que pasara por tierra eibarrense.

El Madrid habría ganado igual pero abrió la goleada con un gol ilegal

Más de 100 minutos esperando para después ver pasar deprisa a los jugadores. No se paró evidentemente. Míster Marshall ya estaba en Eibar. Ahora tocaba jugar el partido, que al final, era el causante de todo.

El Madrid, con el equipo de gala, empezó bien pero le costaba encontrar el gol. El portero Irureta y la defensa vasca resistían bien. Y está claro, el equipo grande siempre tiene este punto de suerte. Y la suerte se transformó en gol marcado en fuera de juego. El Madrid habría ganado igual pero abrió la goleada con un gol ilegal. De nada sirvieron las protestas. La película ya sabemos como acaba, pero siempre da rabia que Míster Marshall te deje con un palmo de narices.