Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

Vuelve Messi de falso 9 y la conexión con Neymar

Messi y Neymar conectan de maravilla y la presión añadida ha facilitado las cosas a la defensa, que sólo ha encajado un gol desde la derrota contra la Real Sociedad

Vuelve Messi de falso 9 y la conexión con Neymar
Vuelve Messi de falso 9 y la conexión con Neymar

Messi y Neymar conectan de maravilla y la presión añadida ha facilitado las cosas a la defensa, que sólo ha encajado un gol desde la derrota contra la Real Sociedad

Neymar vs Elche

6-0 contra el Elche con un Barça que continúa por el camino de las victorias. Con Luis Suárez en el banquillo e Ivan Rakitic fuera de la convocatoria, el rol de Messi cambió drásticamente en visto lo que hemos visto en los últimos partidos, y el argentino no sólo marcó dos goles, sino que asistió en dos más.

La primera parte no fue fácil para el Barcelona: el Elche defendía cerrado y no dejaba espacios en la banda de Neymar. Messi subía al centro para iniciar él las jugadas, un hecho al que nos hemos acostumbrado en los últimos años. Pero el Barça siguió picando de cabeza contra la pared hasta que llegó el primero, de Gerard Piqué, ya través de una jugada de estrategia.

Fue interesante ver como el Barça una vez más sorprendió al rival con jugadas de estrategia

De hecho, fue interesante ver como el Barça una vez más sorprendió al rival con jugadas de estrategia. El gol de Piqué quizá fue improvisado, pero antes del gol, Jordi Alba ya tuvo la oportunidad de marcar a balón parado, y durante la temporada cada vez es más evidente que las jugadas de laboratorio están funcionando: el partido del sábado no fue el primero en que vimos patrones claros y ensayados a partir de un córner o una falta. Debajo puede ver una imagen de la ocasión de Alba. Piqué arrastra dos defensas hacia el área y Alba queda solo. Xavi sabe perfectamente dónde poner la pelota, y es sólo el remate de Alba que falla. Este tipo de creatividad en jugadas a balón parado hacía tiempo que no se veía.

En la segunda parte fue Messi quien mandó. Tras el 2-0 de penalti, Messi asistió Neymar en sus dos goles de manera brillante, resaltando sus habilidades de toque. Con Messi de falso 9, más cerca de Neymar, la pareja conectó de manera brillante. Curiosamente, la última vez que Messi asistió Neymar (sin contar el partido de Copa contra el Elche) fue contra el Ajax en octubre, el último partido antes del retorno de Luis Suárez y el cambio de Messi hacia a una posición más abierta. No se puede decir que Messi no lo haya hecho extremadamente bien a la derecha, pero Luis Enrique también se asegurará de que ninguno de los dos quede aislado a su respectiva banda.

La imagen de abajo muestra un patrón común de lo que pasa cuando Messi juega centrado y encara portería. Siempre hay al menos un jugador corriendo detrás de la línea defensiva, y esta vez hay dos: Neymar y Alba.

Las estadísticas de Messi esta temporada reflejan la idea de sus dos roles: cuando Messi ha jugado de falso 9, ha marcado 16 goles y ha dado 11 asistencias en 18 partidos (de liga y Champions). Cuando ha jugado a la derecha, ha marcado 12 goles en 6 partidos, pero sólo ha dado una asistencia [datos de WhoScored]. Evidentemente esto no refleja absolutamente la verdad, ya que el rol de Messi es siempre más o menos libre, pero demuestra cómo de versátil es y cómo puede influir en el juego en aspectos tan diversos.

Cada vez es más evidente que Xavi no es el tipo de centrocampista que encaja en la idea de Luis Enrique.

Sin Ivan Rakitic en el campo, el tempo del Barcelona con el balón no era tan alto como se había visto en los últimos partidos, y Messi tenía más responsabilidad de sacar el equipo adelante. Cada vez es más evidente que Xavi, a pesar de jugar un buen partido contra el Elche, no es el tipo de centrocampista que encaja en la idea de Luis Enrique de transiciones rápidas y verticalidad. Cuando se le ha permitido a Rakitic tener ese rol sin tener que cubrir la banda de Alves constantemente, lo ha hecho bien y ha demostrado porque Luis Enrique quería un tipo de centrocampista como él en verano.

Lo que nos queda del partido, sin embargo, es positivo: Messi y Neymar conectan de maravilla y la presión añadida ha facilitado las cosas a la defensa, que sólo ha encajado un gol desde la derrota contra la Real Sociedad. Con la mejor defensa de la liga, y quizás el dúo atacante más brillante en el mundo del fútbol, hay margen para el optimismo.