Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

Neymar es esclavo de su fichaje

La polémica de su fichaje no debería condicionar el Camp Nou a la hora de valorar el jugador. En sólo un año Neymar ya marca el doble de goles y sigue respetando la jerarquía del vestuario

Neymar es esclavo de su fichaje
Neymar es esclavo de su fichaje

La polémica de su fichaje no debería condicionar el Camp Nou a la hora de valorar el jugador. En sólo un año Neymar ya marca el doble de goles y sigue respetando la jerarquía del vestuario

Neymar se cortó la cresta, aprendió 3 palabras en catalán y entendió a la perfección que él venía a ser un acompañante de Messi. Tardó 33 minutos en hacer el primer gol con el Barça y esta temporada ya ha marcado 14, el segundo máximo goleador del equipo después de Messi. Pero al Camp Nou no le basta. La polémica de su fichaje pesa más que lo que pueda demostrar en el campo. Creo que incluso si algún día marcara más goles que Messi a la afición tampoco le gustaría que superase al argentino.

Pues a mí me gusta, me encanta Neymar. Juega como vive. Y en Brasil hay mucha gente que no entiende la vida sin cantar y bailar, y por extensión tampoco entiende el fútbol de otra manera. El fútbol alegre. Adaptarse también significa modelar este aspecto, seguro, y quizás aún le deben explicar que en el estadio celebrar los goles bailando (aunque sea un golazo) genera cierto rechazo.

La exigencia con Neymar contrasta con el beneplácito de que gozan algunos jugadores

La exigencia que se tiene con Neymar en comparación con el beneplácito con que cuentan otros fichajes como Luis Suárez, aumenta proporcionalmente a las informaciones que incrementan la cifra de su traspaso. Neymar eligió el Barça, con 21 años, porque quería triunfar como Ronaldinho. Ha tardado una temporada en adaptarse, un primer año con cambio de país, de alimentación, de ritmo de competición y lesiones. 10 meses en los que convivía con la sombra de su fichaje y la presión de un país de 200 millones de personas que le pedían que les hiciera campeones del mundo. Y un primer año en que tampoco tuvo un técnico que le explicara cómo tenía que jugar en el Barça.

Esta temporada es diferente, marca, conecta con Messi, desequilibra y sigue entendiendo que él sólo es el acompañante del argentino. Después del partido de Getafe se hablaba de la falta de creación de juego, sobre todo al ataque y pocos remarcaron la ausencia del brasileño en el 11. Seguro que no fue el motivo determinante, pero este año el peso de Neymar en el equipo es mayor.

Desde el primer día el fichaje de Neymar me hizo pensar en Ronaldinho, me ilusionó, veía el retorno de la magia y la alegría en el Camp Nou. Pero ahora me da miedo pensar que dentro de unos años cuando vemos a Neymar enamorando en otro equipo, con dribbling y jugadas de fantasía en la banda, pensamos: ¿y por qué no lo supimos valorar?