Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

Larga resaca con el aliento de Messi en la nuca

Larga resaca con el aliento de Messi en la nuca
Larga resaca con el aliento de Messi en la nuca
El Madrid ganó justito. Dos a cero, donde lo mejor de todo fue la victoria. Pero la resaca de la derrota en el Calderón y de la fiesta con Kevin Roldan no se...
Cristiano Ronaldo

El Madrid ganó justito. Dos a cero, donde lo mejor de todo fue la victoria. Pero la resaca de la derrota en el Calderón y de la fiesta con Kevin Roldan no se acaba. Sobre todo por Cristiano Ronaldo.

El portugués estuvo especialmente desafortunado. Sin suerte, sin acierto y sin la complicidad del árbitro. Disparó al larguero, falló un gol cantado y se lanzó a la piscina, pero el colegiado no picó. Ronaldo se marchó desanimado, como siempre que no marca. Pero ahora ya empieza a sentir la ansiedad. Ya ve que el Pichichi que parecía resuelto, está quedando en suspenso. Leo Messi está cerca de atraparlo.

Resulta evidente que la bajada de Cristiano ya no es algo puntual. En 2015 comenzó fatal. Rendimiento más bajo, expulsión en Córdoba, ridículo en el Calderón y fiestón descontrolado en primera plana de los diarios. Todo ello contrasta con el final de 2014, cuando Cristiano era elevado a mejor futbolista de la historia en vísperas de llevarse el tercer Balón de Oro.

La resaca de la fiesta todavía dura y más si Messi marca un hat-trick

Pero todo ha cambiado y ahora el Madrid, aunque líder, sufre porque ve que el Barça se acerca a una velocidad increíble. En 2015 arrancaba con el Madrid 1 punto por delante (y un partido menos) y con 14 goles marcados menos que los blancos. Un mes largo después, el Madrid ya ha gastado la bala del partido pendiente y la distancia goleadora ha quedado 5 goles.

Todo ello hace que el Madrid se empiezan a poner nerviosos. Las comparaciones con el Barça de Guardiola se han acabado y ya sólo quieren que su equipo vuelva a ser sólido. Bueno, y Cristiano, sobre todo, quiere volver a marcar goles no sea que Messi le pase por delante. La resaca de la fiesta todavía dura y más si Messi marca un hat-trick.