Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

INFORME. Luis Enrique y el factor sorpresa

Ha utilizado 22 alineaciones diferentes y 3 sistemas tácticos

INFORME. Luis Enrique y el factor sorpresa
INFORME. Luis Enrique y el factor sorpresa

Ha utilizado 22 alineaciones diferentes y 3 sistemas tácticos

Luis Enrique sigue buscando la poción mágica. Tener un factor sorpresa o "ser imprevisibles", como él mismo lo bautizó el día de su presentación, son objetivos claros del técnico. Desde entonces, 22 alineaciones diferentes y 3 variaciones de sistemas tácticos.

Estos cambios constantes tienen un factor de desconcierto en el rival, como el mismo Blanco afirmaba en rueda de prensa tras el partido: "Nos ha sorprendido el esquema del Barça". Por otra parte, estas revoluciones también generan una falta de automatismos en el mismo equipo, y que no se acabe de interiorizar un esquema de juego único.

22 alineaciones diferentes

Luis Enrique ha utilizado 22 alineaciones diferentes. El técnico asturiano no ha repetido ningún once y las diferencias se pueden captar desde la portería (donde Bravo y ter Stegen alternan la posición) hasta la delantera, donde el técnico comenzó alineando Munir, y hoy en día parece que la tripleta Suárez-Messi-Munir sea inamovible.

De hecho, el Bernabéu vio como Luis Enrique confiaba en el mediocampo con Xavi, Busquets e Iniesta. En cambio, en Mestalla lo hizo con Busquets, Mascherano y Xavi. Sorprendentemente, contra el PSG jugó con un mediocampo de cuatro jugadores: Busquets, Mascherano, Iniesta y Messi.

3 sistemas de juego diferente

Inici de lliga

Un 4-3-3 con extremos cerrados y Messi como falso nueve. Munir y Pedro actuaron en la banda derecha como "falsos extremos" y Neymar en la izquierda. El objetivo de Luis Enrique era ocupar mucho la zona central del ataque y aprovechar las bandas con los laterales. Al fin y al cabo, el objetivo era que Neymar y Pedro jugaran cerrados, quedaran cubiertos por los centrales rivales y Messi aprovechara este espacio.

En aquellos primeros partidos, la sociedad Messi-Neymar se disparó, gracias a que el sistema de juego los juntaba y se encontraban dentro del terreno de juego. El problema de este sistema era la "previsibilidad" de los laterales, ya que la capacidad de desbordar por banda era poca.

Llegada de Suárez

Un 4-3-3 con Messi de extremo y Suárez de 9. Siguiendo con el mismo esquema, el cambio era sustancial, ya que se centraba en Luis Suárez en el eje del ataque y se desplazaba a Messi a la derecha . La presencia de Suárez en el centro del ataque, permitía que el argentino tuviera libertad absoluta.

Del mismo modo, Alves aprovechaba el espacio que el crack dejaba libre cuando conducía hacia el centro. El problema de esta formación era alejar el 10 de la portería y desplazarlo a un lado. Además, la sociedad Messi-Neymar también se vio afectada.

PSG

Un 3-4-3 con Messi de mediapunta y dos extremos. La sorpresa saltó en el último partido de Champions cuando Luis Enrique alineó un nuevo esquema de juego. Con el argentino de mediapunta, siendo partícipe del mediocampo y con tres atacantes. Por otra parte, el técnico prescindió de los laterales y actuó con tres centrales en defensa: Bartra, Piqué y Mathieu.

El esquema dio proyección ofensiva al equipo, pero defensivamente se le vio más tierno. La falta de automatismos permitió que el PSG generara ocasiones importantes que afortunadamente sólo aprovechó Ibrahimovich en el primer gol.