Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

El padre de Munir llegó a España en una balsa ilegal

El diario El Mundo cuenta la historia de Mohamed el Haddadi Arbrqui

El padre de Munir llegó a España en una balsa ilegal
El padre de Munir llegó a España en una balsa ilegal

El diario El Mundo cuenta la historia de Mohamed el Haddadi Arbrqui

A la dreta, Mohammed el Haddadi

| Foto: El Mundo

Tras un inicio de liga ilusionante, el nombre de Munir el Haddadi ha llenado portadas y ha protagonizado muchos artículos sobre el jugador. Sin embargo, no es tan conocida la historia de su padre, Mohammed el Haddadi (nacido en Castillejos, en Marruecos), que fue quien llegó a España desde su país.

En una entrevista-reportaje publicada en el diario El Mundo el pasado domingo, el periodista Martín Mucha conseguía que el padre de Munir (al que le gusta que le llamen Jaime) explicara cómo llegó a la península: "Llegué en una balsa ilegal... Tenía 18 años, era una barca que usábamos para la pesca. Éramos unos 20, nos arriesgamos y llegamos a Algeciras. No tenía miedo de nada y era buen nadador".

La vida en España

Después de hacer muchos trabajos, huyendo de la policía, y de deambular por Andalucía, Madrid y el País Vasco, en Boadilla encontró una jamonería (Mohammed el Haddadi es musulmán) que le hizo los papeles. Más tarde, "Jaime" se convirtió en cocinero y entró a trabajar como jefe de cocina de un restaurante vasco. En este entorno fue cuando, después de intentar convencer a los responsables del fútbol base merengue, le llegó la oportunidad de llevar a su hijo Munir a La Masia. Iñaki Ongay (el chef que había fichado Mohammed de cocinero, según explica el artículo) fue quien lo convenció y le acompañó los primeros días, para asegurarse de que todo iba bien.

La actualidad

Mientras el padre cobraba 1.700 euros netos mensuales (unos 23.800 anuales), Munir tiene actualmente una ficha anual de 150.000 euros, y por cada partido con el primer equipo se incrementa en 24.000 euros más. El futbolista, pues, ingresa más dinero en un partido que lo que cobraba el cocinero en un año...

El padre de Munir vivió temporalmente en Barcelona: "Cuatro meses. No me gustó". Y no tiene ningún recelo en explicar el porqué: "En catalán. Esto es España o qué?". Su hijo, en cambio, entiende el idioma: "Respeta el catalán. No necesita traductor. Responde en español", matiza el reportaje.