Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

El Madrid, 'casi' como el Barça

Hemos pasado del clásico que debía dar la liga al Madrid, al clásico que puede acabar con el entrenador de la décima

El Madrid, 'casi' como el Barça
El Madrid, 'casi' como el Barça

Hemos pasado del clásico que debía dar la liga al Madrid, al clásico que puede acabar con el entrenador de la décima

Cristiano Ronaldo
© Getty Images #465796830

La BBC sigue siendo una gran televisión inglesa. La posesión ha desaparecido y el centro del campo ya no es el más creativo. Ni rastro del equipo que debía destronar al Barça de Guardiola. Se ha esfumado aquello de "este año el Madrid juega como el Barça". Lo pensé justo después del 3 a 4 del Shalke en el Bernabéu.

Al rival le puedes enseñar todo menos las debilidades. Pero el Madrid lo olvidó. En el primer minuto que se sintió fuerte, pensó en los 6 títulos y volvió a lucir la obsesión por superarlo. Como Cristiano, en medio de su gran momento con el tercer Balón de Oro en las manos, acordandose de Messi y enseñándonos lo que realmente le preocupa: "Espero atrapar a Messi". Después de esto (y del famoso grito) ha desaparecido.

El Bernabéu parece un polvorín, pero de aquellos que como mucho sólo salpicarán el técnico y algún jugador. Nunca el palco.

Visto desde Barcelona, el Bernabéu parece un polvorín, pero de aquellos que como mucho sólo salpicarán al técnico y a algún jugador. Nunca el palco. Curioso. Acá, en cambio, el orden se invierte, palco-técnico-jugadores. Tampoco en esto nos pareceremos nunca. Sopla todo tanto de cara que incluso las cenas conjura las hacemos mejor. Una barbacoa de hermandad al mediodía versus una fiesta karaoke con sombreros de purpurina hasta las 5 de la madrugada.

Hemos pasado del clásico que debía dar la liga al Madrid, al clásico que puede acabar con el entrenador de la décima. Pobre Carleto. Del equipo que debía marcar una nueva época, al equipo que sencillamente no marca. La balanza se ha decantado. Pero deberíamos observar con satisfacción contenida. El error sería ahora creérselo demasiado y hacer buena la segunda parte de la frase "... y el Barça es como el Madrid".