Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

El día que creen que son un club democrático

El día que creen que son un club democrático
El día que creen que son un club democrático
Hay un día al año que el Madrid se viste de gala. Desde que Florentino gobierna el club es el día que los socios del club blanco se creen que ellos son los...

| ©Getty Images #173391535

Hay un día al año que el Madrid se viste de gala. Desde que Florentino gobierna el club es el día que los socios del club blanco se creen que ellos son los propietarios. Y como tales, algunos de ellos, pocos, los compromisarios, asisten a la Asamblea General. Allí deberán votar básicamente los cierres económicos de los curso anterior y el presupuesto del próximo curso.

Lo cierto es que votar, votan. Pero los resultados dejan bastante claro que prácticamente lo que hacen los socios es convertirse en cómplices del secuestro del club. Florentino Pérez ganó ayer las tres votaciones propuestas. La que menos apoyos tuvo, salió adelante con el 99'1% de los votos. La que menos.

En el Madrid los compromisarios no van por sorteo. Van por elección

Y es que la Asamblea está totalmente controlada por Florentino. Si quieres que nadie te cuestione, la tienes que hacer tuya. En el Madrid los compromisarios no van por sorteo. Van por elección. Quién quiere serlo debe presentarse voluntario y encontrar socios que le apoyen. Cada 4 años Florentino procura que los elegidos sean los "adecuados".

Una vez en el acto, el control es máximo. La web y el canal de televisión del club sólo emiten el discurso del presidente. Las intervenciones de los socios no. Demasiado peligroso. Podría salir algún crítico. Luego la realidad es otra: después de 4 horas de asamblea, ayer sólo 1 socio criticó abiertamente la gestión. Fueron 6 minutos de crítica en las 4 horas que duró.

Y así el Madrid. Un club que no ha pasado por las urnas desde 2006, con un presidente que no es votado por los socios desde mayo de 2004. Un presidente que confirmó ayer que saldrá adelante la reforma del estadio sin consultar a los socios. Que quiere hacerla, y punto. Y que para conseguir dinero cambiará el nombre del estadio. ¿Referéndum? No. Por decreto. La inversión más cara de la historia del Madrid se hará sin que el socio haya podido aprobarla. Pero aquí todos son cómplices. Nadie levanta la voz. Si Florentino quiere estadio, no hay que discutir.