Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

De la previsibilidad a la taquicardia

Juegue como juegue el equipo, el culé sólo quiere que gane

De la previsibilidad a la taquicardia
De la previsibilidad a la taquicardia

Juegue como juegue el equipo, el culé sólo quiere que gane

Jérémy Mathieu & Luis Suárez

| ©Getty Images #467260682

El día que lo presentaron, el verano pasado, Luis Enrique explicó que su Barça jugaría "al ataque". Que quería jugar "claramente al ataque". Sin ni siquiera aventurarse ni atreverse a definir muy bien qué quería decir eso. "Al ataque". Y punto.

Hoy en día, después de 7 meses de competición, no tengo muy claro a qué juega el Barça si no es "al ataque". Sin el control del centro del campo, con Xavi en el banquillo y resolviendo los partidos a base de pase largo y fútbol directo, ¡ya lo creo que el Barça juega "al ataque"!

No es aquel fútbol previsible y aburrido que dominaba y dormía los partidos cuando era necesario... Aquel ataque estático al que le costaba agujerear defensas cerradas... Aquel equipo que hipnotizó el mundo entero...

El recuerdo del Clásico es inmejorable

Superado el paréntesis accidental de Martino (a quien no perdonamos en su día, por ejemplo, los pases largos de Valdés ante la presión del Rayo), ahora la cosa es diferente. Ahora, fútbol directo, espectacular y vibrante. El recuerdo del Clásico es inmejorable.

El cabezazo de Mathieu ha tapado las taquicardias de la primera parte del partido. El orsai de Cristiano (antes del remate de Bale) ha hecho olvidar que podríamos haber llegado al descanso perdiendo 1 a 2. Y la genialidad de Suárez ha escondido la de Benzema en el gol del empate. Y así las cosas, los 'peloteros' al campo, a controlar el partido.

Sea como fuere, lo haga como lo haga, yo creo que en el Barcelona nunca hemos sabido luchar al intercambio de golpes. Mejor, así podemos jugar "al ataque"...