Logo

EL BARÇA DESDE BARCELONA: TODO NOTICIAS

5 curiosidades históricas del Athletic

Este sábado el Barça se enfrenta al Athletic en la final de la Copa del Rey

5 curiosidades históricas del Athletic
5 curiosidades históricas del Athletic

Este sábado el Barça se enfrenta al Athletic en la final de la Copa del Rey

Este sábado el Barça se enfrenta al Athletic en la final de la Copa del Rey y aquí repasamos algunas curiosidades históricas del equipo de Bilbao:

El jugador que se hizo pasar por Bielsa

En un desplazamiento Bielsa llamaba a los jugadores cada media hora a las habitaciones para que bajaran a ver vídeos que preparaba. Ya estaban hartos porque no les dejaba descansar. Un día, después de comer les dejó tiempo libre para descansar, pero Íñigo Pérez llamó al segundo entrenador que estaba haciendo la siesta y se hizo pasar por Bielsa hablando con acento argentino. Le dijo que tenía que bajar a ver un vídeo. Cuando bajó, Bielsa se enfadó mucho y despertó a todos los jugadores.

En los 70, música ambiental para entrenar

En la temporada 1972/73 Milorad Pavic cambió la metodología de trabajo y decidió poner música ambiental durante las sesiones de entrenamiento.

Palomas mensajeras para avisar de los goles

En la temporada 1946-47 se soltaba una paloma mensajera por cada gol que marcaba el Athletic y así los internos del sanatorio de Santa Marina podían saber cómo iba el partido. La idea vino por parte de un aficionado.

La broma de la expulsión de Zarra

Sólo expulsaron una vez a Telmo Zarra en su carrera. Fue en la final de Copa entre el Athletic y el Valencia del 44 y fue por una broma de un jugador. Según explicaba él mismo, el juego estaba parado porque Álvaro estaba en el suelo. Un compañero le dijo en broma que le pisara y él lo hizo ver para seguir el juego, pero Escartín lo vio y lo envió a la 'caseta'.

Escondieron el trofeo de la primera Copa

En 1902 el Athletic se unió al Bilbao Footbal Club para disputar la Copa de la Coronación, que acabaron ganando. El problema fue que en los años 20, los acreedores embargaron el local social del Athletic donde se encontraba el Trofeo y Alejandro Acha lo escondió en su casa. Cuando Acha murió, el Athletic pidió a su familia que buscaran el galardón y lo acabaron encontrando en un baúl. Ahora se encuentra en la sala de Trofeos del club.